Notas: The Body Keeps The Score – Bessel van der Kolk

A continuación, adjunto un compendio de las notas que he tomado de forma literal del libro «The body keeps the score» que personalmente me han parecido más interesantes, además del propio recorrido del libro y del aprendizaje obtenido.

El libro es un análisis fascinante del trauma, basado en el estrés postraumático. Es un libro que, en ocasiones, resulta duro debido a los temas tratados, ya que aborda los efectos del incesto, el abuso infantil o el abuso sexual, y su lectura resulta ciertamente complicada desde el punto de vista emocional. Sin embargo, es un libro de lectura obligatoria para mí, como futuro psicólogo, y como apasionado y mente curiosa sobre el funcionamiento de nuestra neuropsicología, y es necesario conocerlo.

Aporta un punto de vista del mundo que no es común ver, a partir de los casos analizados, muchas veces silenciados, como el tratamiento del TEPT (Trastorno de Estrés Postraumático) de diferente índole.

Es un libro totalmente recomendado que se coloca en el top 10 de libros de psicología.

Quizás uno de los síntomas de Tom era que se sentía emocionalmente entumecido. Desesperadamente quería amar a su familia, pero simplemente no podía evocar ningún sentimiento profundo por ellos. Se sentía emocionalmente distante de todos, como si su corazón estuviera congelado y él estuviera viviendo detrás de un muro de cristal.

«Cuanto mayor sea la duda, mayor será el despertar; cuanto menor sea la duda, menor será el despertar. Sin duda, no hay despertar.» – C.C. Chang.

Los niveles anormales de norepinefrina estaban asociados con la depresión, y la dopamina con la esquizofrenia.

Freud tenía un término para tales recreaciones traumáticas: «la compulsión a repetir».

Para muchas personas traumatizadas, la reexposición al estrés podría proporcionar un alivio similar de la ansiedad.

Los modelos de enfermedades cerebrales pasan por alto verdades fundamentales:

  1. Nuestra capacidad para destruirnos mutuamente se iguala con nuestra capacidad para curarnos mutuamente. Restaurar relaciones y comunidades es fundamental para restaurar el bienestar.
  2. El lenguaje nos da el poder de cambiarnos a nosotros mismos y a los demás comunicando experiencias, ayudándonos a definir lo que sabemos y encontrando un sentido común del significado.
  3. Tenemos la capacidad de regular nuestra propia fisiología, incluidas algunas de las funciones llamadas involuntarias del cuerpo y el cerebro, a través de actividades básicas como respirar, moverse y tocar.
  4. Podemos cambiar las condiciones sociales para crear entornos en los que los niños y adultos puedan sentirse seguros y donde puedan prosperar.

El área de Broca es uno de los centros del habla del cerebro, que a menudo se ve afectada en los pacientes con accidente cerebrovascular cuando se corta el suministro de sangre a esa región. Sin un área de Broca funcionando, no puedes expresar tus pensamientos y sentimientos en palabras. Nuestros escaneos mostraron que el área de Broca se desconectaba cada vez que se desencadenaba un flashback.

Cuando a las personas traumatizadas se les presentan imágenes, sonidos o pensamientos relacionados con su experiencia particular, la amígdala reacciona con alarma.

El hemisferio izquierdo recuerda hechos, estadísticas y el vocabulario de eventos. Lo llamamos para explicar nuestras experiencias y ponerlas en orden. El hemisferio derecho almacena recuerdos de sonido, tacto, olfato y las emociones que evocan. Reacciona automáticamente a voces, rasgos faciales, gestos y lugares experimentados en el pasado.

La desactivación del hemisferio izquierdo tiene un impacto directo en la capacidad de organizar la experiencia en secuencias lógicas y de traducir o cambiar sentimientos y percepciones en palabras.

El aumento de la adrenalina fue responsable del dramático aumento en la frecuencia cardíaca y la presión arterial de nuestros participantes mientras escuchaban su narrativa traumática. En condiciones normales, las personas reaccionan a una amenaza con un aumento temporal en sus hormonas del estrés. Tan pronto como termina la amenaza, las hormonas se disipan y el cuerpo vuelve a la normalidad. Las hormonas del estrés en las personas traumatizadas, en cambio, tardan mucho más en disiparse y aumentan rápidamente y de manera desproporcionada en respuesta a estímulos levemente estresantes.

Los efectos insidiosos de las hormonas del estrés constantemente elevadas incluyen problemas de memoria y atención, irritabilidad y trastornos del sueño.

No importa cuánto conocimiento y comprensión desarrollemos, el cerebro racional es básicamente impotente para hablar al cerebro emocional fuera de su propia realidad.

Las personas traumatizadas quedan atrapadas, detenidas en su crecimiento porque no pueden integrar nuevas experiencias en sus vidas.

Estar traumatizado significa seguir organizando tu vida como si el trauma aún estuviera ocurriendo, sin cambios e inmutable, ya que cada nuevo encuentro o evento está contaminado por el pasado.

El trauma afecta al organismo humano en su totalidad (cuerpo, mente y cerebro). En el TEPT, significa ser capaz de terminar esta movilización continua de estrés y restaurar todo el organismo a la seguridad.

Después del trauma, el mundo se experimenta con un sistema nervioso diferente. La energía del superviviente ahora se enfoca en suprimir el caos interno, a expensas de la participación espontánea en sus vidas.

El trabajo más importante del cerebro es asegurar nuestra supervivencia, incluso en las condiciones más miserables. Todo lo demás es secundario. Para hacer eso, el cerebro necesita:

  1. Generar señales internas que registren las necesidades de nuestro cuerpo, como comida, descanso, protección, sexo y refugio.
  2. Crear un mapa del mundo para guiarnos hacia dónde ir para satisfacer esas necesidades.
  3. Generar la energía y las acciones necesarias para llevarnos allí.
  4. Advertirnos de peligros y oportunidades en el camino.
  5. Ajustar nuestras acciones en función de los requisitos del momento.

La parte más primitiva es el antiguo cerebro animal, a menudo llamado cerebro reptiliano. Este cerebro es responsable de comer, dormir, despertar, llorar, respirar, sentir temperatura, hambre, humedad y dolor, y deshacerse de toxinas orinando y defecando. El tronco cerebral y el hipotálamo (que se encuentra directamente encima de él) controlan juntos los niveles de energía del cuerpo.

Cualquier tratamiento efectivo para el trauma debe abordar estas funciones básicas del cuerpo. Es el asiento de las emociones, el monitor de peligros, el juez de lo que es placentero o aterrador, el árbitro de lo que es o no es importante para propósitos de supervivencia.

Tomados en conjunto, los sistemas reptiliano y límbico conforman lo que llamaré el cerebro emocional, y su tarea clave es velar por el bienestar. Si detecta peligro o una oportunidad especial, te alerta liberando un chorro de hormonas.

Los lóbulos frontales son responsables de las cualidades que nos hacen únicos dentro del reino animal. Nos permiten usar el lenguaje y el pensamiento abstracto. Los lóbulos frontales también son el asiento de la empatía.

La función central de la amígdala, a la que llamo el detector de humo del cerebro, es identificar si la entrada entrante es relevante para nuestra supervivencia.

El cerebro emocional tiene la primera opción para interpretar la información entrante. La información sensorial sobre el entorno y el estado del cuerpo es recibida por los oídos, los ojos y converge en el tálamo, donde se procesa y luego se pasa a la amígdala para interpretar su significado emocional. Esto ocurre a una velocidad relámpago. Si se detecta una amenaza, la amígdala envía mensajes al hipotálamo para segregar hormonas del estrés y defenderse contra esa amenaza.

El neurocientífico Joseph LeDoux llama a esto la vía rápida. La segunda vía, la vía lenta, va desde el tálamo, pasando por el hipocampo y la ínsula anterior, hasta la corteza prefrontal, el cerebro racional, para una interpretación consciente y mucho más refinada.

 

Esto lleva varios microsegundos más. Si la interpretación de la amenaza por parte de la amígdala es demasiado intensa, y si los sistemas de filtrado de las áreas superiores del cerebro son demasiado débiles, como suele suceder en el TEPT, las personas pierden el control sobre las respuestas automáticas, como los sobresaltos prolongados o los estallidos agresivos.

Una vez que el peligro ha pasado, el cuerpo vuelve a su estado normal bastante rápidamente. Pero cuando se bloquea la recuperación, el cuerpo se activa para defenderse, lo que hace que las personas se sientan agitadas y excitadas.

Si la amígdala es el detector de humo en el cerebro, piensa en los lóbulos frontales como la atalaya, que ofrece una vista de la escena desde arriba.

Mientras no estés demasiado alterado, tus lóbulos frontales pueden restaurar tu equilibrio ayudándote a darte cuenta de que estás respondiendo a una falsa alarma y abortar la respuesta de estrés.

Lidiar efectivamente con el estrés depende de lograr un equilibrio entre el detector de humo y la atalaya. Si puedes manejar mejor tus emociones, tu cerebro te da dos opciones. Puedes aprender a regularlas de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba.

 

Conocer la diferencia entre la regulación de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba es fundamental para comprender y tratar el estrés traumático. La regulación de arriba hacia abajo implica fortalecer la capacidad de la atalaya para monitorear las sensaciones de tu cuerpo. La meditación de atención plena y el yoga pueden ayudar con esto. La regulación de abajo hacia arriba implica recalibrar el sistema nervioso autónomo.

Los flashbacks y la reviviscencia son de alguna manera peores que el trauma mismo. Un evento traumático tiene un principio y un final, pero en algún momento, termina. Pero para las personas con TEPT, un flashback puede ocurrir en cualquier momento, ya sea despiertas o dormidas. No hay forma de saber cuándo va a ocurrir nuevamente o cuánto tiempo durará. Las personas que sufren flashbacks a menudo organizan sus vidas tratando de protegerse contra ellos.

Despersonalización: miradas en blanco y mentes ausentes, la manifestación externa de la reacción biológica de congelación.

«Veo despersonalización regularmente en mi consultorio cuando los pacientes me cuentan historias horrendas sin ningún sentimiento».

«La vida es sobre el ritmo. Vibramos, nuestros corazones bombean sangre. Somos una máquina de ritmo, eso es lo que somos.» – Mickey Hart

Las emociones dan forma y dirección a todo lo que hacemos, y su expresión principal es a través de los músculos de la cara y el cuerpo. Estos movimientos faciales y físicos comunican nuestro estado mental e intenciones a los demás.

Darwin continuó observando que el propósito fundamental de las emociones era iniciar movimientos que restaurarán la seguridad del organismo y su equilibrio físico.

Todos los signos que registramos instintivamente durante una conversación están vinculados por un solo sistema regulador. Todos son productos de la sincronía entre dos ramas del sistema nervioso autónomo (SNA): el simpático, que actúa como el acelerador del cuerpo, y el parasimpático, que sirve como su freno.

El sistema simpático (SNS) es responsable del arousal, incluida la respuesta de lucha o huida. El SNS lleva la sangre a los músculos para una acción rápida, en parte al activar las glándulas suprarrenales para secretar adrenalina, que acelera el ritmo cardíaco y aumenta la presión arterial.

La segunda rama del SNA es el sistema nervioso parasimpático (SNP), que promueve funciones de autopreservación como la digestión y la cicatrización de heridas. Desencadena la liberación de acetilcolina para frenar el arousal, ralentizando el corazón, relajando los músculos y devolviendo la respiración a la normalidad.

Teoría polivagal: El nervio vago tiene tres ramificaciones:

 

  • Sistema vagal central: asociado con la calma y la relajación.
  • Sistema simpático: respuesta de lucha o huida.
  • Sistema vagal dorsal: activado en situaciones de gran estrés.

Después del trauma, el mundo se experimenta con un sistema nervioso diferente que tiene una percepción alterada del riesgo y la seguridad.

Neurocepción: la capacidad de evaluar el peligro relativo y la seguridad en el entorno propio.

Cuando intentamos ayudar a personas con neurocepción defectuosa, el gran desafío es encontrar formas de restablecer su fisiología para que sus mecanismos de supervivencia dejen de funcionar en su contra.

La teoría de Porges proporciona una explicación: el sistema nervioso autónomo regula tres estados fisiológicos fundamentales. Siempre que nos sentimos amenazados, recurrimos instintivamente al primer nivel, el compromiso social. Pedimos ayuda, apoyo y consuelo a las personas que nos rodean. Pero si nadie viene en nuestra ayuda, o estamos en peligro inmediato, el organismo recurre a una forma más primitiva de sobrevivir: lucha o huida. Sin embargo, si esto falla, el organismo intenta preservarse cerrándose y gastando la menor energía posible. Estamos entonces en un estado de congelación o colapso.

El abuso emocional crónico y la negligencia pueden ser tan devastadores como el abuso físico y la violación sexual.

¿Cómo pueden las personas traumatizadas aprender a integrar experiencias sensoriales ordinarias para poder vivir con el flujo natural de sentimientos y sentirse seguras y completas en sus cuerpos?

En respuesta al trauma, también adormecieron su capacidad para sentirse plenamente vivos. La desaparición de la activación prefrontal medial podría explicar por qué tantas personas traumatizadas pierden su sentido de propósito y dirección.

¿Cómo podrían tomar decisiones, o poner en acción algún plan si no podían definir lo que querían o, más precisamente, lo que las sensaciones en su cuerpo, la base de todas las emociones, intentaban decirles?

«No puedes hacer lo que quieres hasta que sepas que lo estás haciendo.» – Moshe Feldenkrais

La agencia es el término técnico para la sensación de estar a cargo de tu vida, saber dónde estás parado, saber que tienes voz en lo que te sucede, saber que tienes cierta capacidad para dar forma a tus circunstancias.

El trauma ha cerrado su brújula interna y les ha robado la imaginación que necesitan para crear algo mejor.

Las personas traumatizadas crónicamente se sienten inseguras dentro de sus cuerpos: el pasado está vivo en forma de incomodidad interior que roe. Sus cuerpos están constantemente bombardeados por señales de advertencia viscerales, y en un intento por controlar estos procesos, a menudo se convierten en expertos en ignorar sus corazonadas y adormecer la conciencia de lo que está sucediendo dentro.

Aprenden a esconderse de sí mismos.

Cuanto más intentan las personas alejar e ignorar las señales de advertencia internas, más probabilidades tienen de que tomen el control y los dejen desconcertados, confundidos y avergonzados. Ahora sabemos que los síntomas del pánico se mantienen en gran medida porque el individuo desarrolla un miedo a las sensaciones corporales asociadas con los ataques de pánico.

Alexitimia: (término griego que significa no tener palabras para los sentimientos) Muchos niños y adultos traumatizados simplemente no pueden describir lo que sienten porque no pueden identificar lo que significan sus sensaciones físicas.

Los niños cuyas madres fueron diagnosticadas con TEPT o depresión durante el seguimiento tenían seis veces más probabilidades de tener problemas emocionales significativos y once veces más probabilidades de ser hiperagresivos en respuesta a sus experiencias. Los niños cuyos padres tenían TEPT también mostraron problemas de comportamiento, pero este efecto fue indirecto y se transmitió a través de la madre.

El grupo de sobrevivientes de incesto tenía anomalías en su proporción CD45 RA- a RO, en comparación con sus compañeros no traumatizados. Las células CD45 son células de memoria del sistema inmunológico. Algunas de ellas, llamadas células RA, han sido activadas por exposiciones pasadas a toxinas; responden rápidamente a las amenazas ambientales que han encontrado antes.

Las células RO, en contraste, se mantienen en reserva para nuevos desafíos; se encienden para lidiar con amenazas que el cuerpo no ha enfrentado previamente.

La proporción RA a RO es el equilibrio entre las células que reconocen toxinas conocidas y las células que esperan nueva información para activarse.

En pacientes con antecedentes de incesto, la proporción de células RA listas para atacar es mayor de lo normal. Esto hace que el sistema inmunológico sea hiperreactivo ante el peligro, de modo que es propenso a montar una defensa cuando no es necesario, incluso cuando esto significa atacar a las propias células del cuerpo.

Un estudio mostró que los cuerpos de las víctimas de incesto tienen dificultades para distinguir entre peligro y seguridad. Esto significa que la impronta del trauma pasado no consiste solo en percepciones distorsionadas de la información proveniente del exterior; el organismo mismo también tiene un problema para saber cómo sentirse seguro. El pasado está impreso no solo en sus mentes y en sus interpretaciones erróneas de eventos inocuos, sino también en lo más profundo de su ser: en la seguridad de sus cuerpos.

La disociación es muy común entre las víctimas de incesto.

Los niños están programados para ser fundamentalmente leales a sus cuidadores, incluso si son abusados por ellos. El terror aumenta la necesidad de apego, incluso si la fuente de consuelo también es la fuente de terror. Nunca he conocido a un niño menor de diez años que haya sido torturado en casa, que, si se le diera una opción, no habría elegido quedarse con su familia en lugar de ser colocado en un hogar de acogida.

«El asesinato del alma». Borrar la conciencia y cultivar la negación son a menudo esenciales para la supervivencia, pero el precio es que pierdes el rumbo de quién eres, de lo que estás sintiendo y de qué y de quién puedes confiar.

Un diagnóstico psiquiátrico tiene graves consecuencias: el diagnóstico informa el tratamiento, y recibir el tratamiento incorrecto puede tener efectos desastrosos. Además, una etiqueta de diagnóstico probablemente se adherirá a las personas por el resto de sus vidas y tendrá una influencia profunda en cómo se definen a sí mismas.

El instrumento de entrevista, el Cuestionario de Antecedentes Traumáticos (TAQ), responde a la siguiente pregunta: ¿cuántos confiarían en un completo extraño con información tan delicada?

El 81% de los pacientes diagnosticados con TLP (trastorno límite de la personalidad) en el Hospital de Cambridge informaron historias graves de abuso y/o negligencia infantil; en la gran mayoría, el abuso comenzó antes de los siete años. Este hallazgo fue particularmente importante porque sugería que el impacto del abuso depende, al menos en parte, de la edad en que comienza.

Tener antecedentes de abuso sexual y físico en la infancia fue un fuerte predictor de intentos de suicidio repetidos y autolesiones.

Comparando los comportamientos continuos de los pacientes con nuestras entrevistas TAQ proporcionó algunas respuestas. Los pacientes que eliminaron hábitos autodestructivos nos dijeron que no recuerdan sentirse seguros con nadie cuando eran niños; habían informado ser abandonados, trasladados de un lugar a otro y generalmente dejados a su suerte.

Cuanto más aislada y desprotegida se siente una persona, más la muerte sentirá como la única salida.

La investigación sobre los efectos del maltrato temprano cuenta una historia diferente: que el maltrato temprano tiene efectos negativos duraderos en el desarrollo cerebral. Nuestros cerebros son moldeados por nuestras experiencias tempranas.

Trastorno del trauma del desarrollo:

  1. Patrón generalizado de desregulación
  2. Problemas con la atención y la concentración
  3. Dificultades para llevarse bien consigo mismos y con los demás
  4. Problemas físicos: trastornos del sueño, dolores de cabeza, dolor inexplicable, sensibilidad excesiva al tacto o al sonido.

De lejos, el predictor más importante de cómo sus sujetos se enfrentaron a las inevitables decepciones de la vida fue el nivel de seguridad establecido con su cuidador principal durante los primeros dos años de vida.

Los resultados fueron inequívocos: en comparación con las niñas de la misma edad, raza y circunstancias sociales, las niñas abusadas sexualmente sufren una amplia gama de efectos profundamente negativos, incluidos déficits cognitivos, depresión, síntomas disociativos, desarrollo sexual problemático, altas tasas de obesidad y autolesiones. Abandonan la escuela secundaria a una tasa más alta que el grupo de control y tienen más enfermedades graves y utilización de atención médica. También muestran anomalías en sus respuestas hormonales al estrés, tienen un inicio más temprano de la pubertad y acumulan una serie de diagnósticos psiquiátricos aparentemente no relacionados.

Las niñas abusadas sexualmente no tienen amigos de ningún género porque no pueden confiar; se odian a sí mismas, y su biología está en su contra, llevándolas a reaccionar exageradamente o a adormecerse.

El apoyo social es una necesidad biológica, no una opción, y esto realmente debería ser la columna vertebral de toda prevención y tratamiento.

«Podemos suponer que los padres hacen lo mejor que pueden, pero todos los padres necesitan ayuda para criar a sus hijos.» – Bessel van der Kolk

Cuanto más adrenalina segregues, más precisa será tu memoria. Pero eso es cierto sólo hasta cierto punto. Confrontados con el horror (especialmente el horror del «shock inevitable»), su sistema se abruma y se descompone.

Existe una diferencia entre la «memoria narrativa» (las historias que las personas cuentan sobre el trauma) y la memoria traumática en sí misma.

Si el problema con el TEPT es la disociación, el objetivo del tratamiento sería la «asociación», integrando los elementos cortados del trauma en la narrativa continua de la vida, para que el cerebro pueda reconocer que «eso fue entonces, y esto es ahora».

Los psicólogos han asumido generalmente que sentir la historia del trauma en gran detalle ayudará a las personas a dejarlo atrás.

«Nuestros cuerpos son el texto que lleva los recuerdos y, por lo tanto, recordar no es menos que la reencarnación.» – Katie Cannon

La memoria del trauma puede ser reprimida solo para volver a aparecer años o décadas después.

Encontrar palabras para describir lo que te ha sucedido puede ser transformador, pero no siempre elimina los flashbacks o mejora la concentración, estimula mejoras vitales en tu vida o reduce la hipersensibilidad a las decepciones y a las lesiones percibidas.

Doble existencia en Auschwitz: «El yo que estaba en el campo no soy yo, no es la persona que está aquí, frente a ti. No, es demasiado increíble. Y todo lo que le sucedió a este otro ‘yo’, el de Auschwitz, no me toca ahora, no me concierne, tan distintas son la memoria profunda y la memoria común… sin esta división, no habría podido volver a la vida.

El desafío de la recuperación es restablecer la propiedad de tu cuerpo y tu mente, de ti mismo. Esto significa sentirte libre de saber lo que sabes y sentir lo que sientes sin sentirte abrumado, enfurecido, avergonzado o colapsado.

Para recuperar el control sobre ti mismo, necesitas revisitar el trauma; tarde o temprano tendrás que enfrentarte a lo que te ha sucedido, pero solo después de sentirte seguro y no ser retraumatizado por ello. Lo primero es encontrar formas de lidiar con la sensación abrumadora de las sensaciones y emociones asociadas con el pasado.

Las emociones se registran en el cuerpo. Alrededor del 60% de las fibras del nervio vago (que conecta el cerebro con muchos órganos internos) son aferentes; es decir, corren desde el cuerpo hacia el cerebro. Esto significa que podemos entrenar directamente nuestro sistema de activación mediante la forma en que respiramos, cantamos y nos movemos, un principio que ha sido utilizado desde tiempos inmemoriales en lugares como China e India.

Tiene efectos amplios en la salud física, incluidas mejoras en la respuesta inmunológica, la presión arterial y los niveles de cortisol. También se ha demostrado que activa las regiones cerebrales involucradas en la regulación emocional.

En nuestra sociedad, los traumas más comunes en mujeres y niños ocurren a manos de sus padres o parejas íntimas. Eso elimina la protección más importante contra ser traumatizado: estar resguardado por las personas que amas.

«Silencio = muerte». El silencio sobre el trauma también lleva a la muerte. La muerte del alma. —Eslogan

Las limitaciones del lenguaje. Qué difícil era sentir mis sentimientos profundamente y reportarlos simultáneamente a otra persona.

¿Por qué es tan importante la HRV?

Cuando nuestro sistema nervioso autónomo está bien equilibrado, tenemos un grado razonable de control sobre nuestra respuesta a las frustraciones menores y las decepciones, lo que nos permite evaluar calmadamente lo que está sucediendo cuando nos sentimos insultados o excluidos. La modulación efectiva de la activación nos da control sobre nuestros impulsos y emociones: mientras logremos mantener la calma, podemos elegir cómo queremos responder.

 

Las personas con sistemas nerviosos autónomos mal modulados se desequilibran fácilmente, tanto mental como físicamente.

Las personas con TEPT tienen una HRV inusualmente baja. En otras palabras, en el TEPT, los sistemas nerviosos simpático y parasimpático están fuera de sincronía.

Cambiar la forma de respirar puede mejorar problemas de ira, depresión y ansiedad, y el yoga afecta positivamente problemas médicos tan variados como la hipertensión arterial, la secreción elevada de hormonas del estrés, el asma y el dolor lumbar.

La meditación intensiva tiene un efecto positivo en exactamente esas áreas del cerebro críticas para la autorregulación fisiológica.

«Un hombre tiene tantos yo sociales como individuos que lo reconocen.» – William James

Los niños maltratados probablemente crecerán creyendo que son fundamentalmente indignos de amor; esa fue la única forma en que sus mentes jóvenes pudieron explicar por qué fueron tratados tan mal.

Olvidan el abuso; reprimen su rabia o desesperación; adormecen sus sensaciones físicas. Si fuiste maltratado de niño, es probable que tengas una parte infantil viviendo dentro de ti que está congelada en el tiempo, aún aferrada a este tipo de autodesprecio y negación.

Terapia de Sistemas Familiares Internos: Es un enfoque que aborda e identifica las múltiples subpersonalidades dentro de cada individuo.

Los primeros pasos en esta colaboración son asegurar al sistema interno que todas las partes son bienvenidas y que todas ellas (incluso las que son suicidas o destructivas) se formaron en un intento de proteger el sistema del yo, sin importar cuánto ahora parezcan amenazarlo.

La tarea del terapeuta es ayudar a los pacientes a separar esta mezcla confusa en entidades separadas para que puedan decir «esta parte de mí es como un niño pequeño, y esa parte de mí es más madura pero se siente como una víctima».

El siguiente paso es alentar a los pacientes a simplemente pedirle a cada parte protectora que surja que «se retire» temporalmente para que podamos ver qué está protegiendo.

Desde la perspectiva estable del yo, pueden comenzar diálogos internos constructivos con sus partes.

Luego, el terapeuta pregunta «¿cómo te sientes hacia esa parte de ti (triste, vengativa, aterrada)?» Esto establece el escenario para la auto observación consciente separando el «tú» de la parte en cuestión.

«El mayor descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden alterar sus vidas cambiando sus actitudes mentales.» – William James

«El mayor descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden alterar sus vidas cambiando sus actitudes mentales.» – William James

Patrones de EEG en «niños con problemas de comportamiento» en 1938. La mayoría de estos niños hiperactivos e impulsivos tienen ondas más lentas de lo normal en sus lóbulos frontales.

La actividad eléctrica lenta de los lóbulos frontales explica por qué estos tipos tienen un funcionamiento ejecutivo deficiente: sus cerebros racionales carecen de un control adecuado sobre sus cerebros emocionales, lo que también ocurre cuando el abuso y el trauma han hecho que los centros emocionales estén hiperalerta al peligro y organizados para luchar o huir.

Ondas beta: con una frecuencia entre 13 y 20 Hz, predominan cuando estamos despiertos, alertas y pensando activamente.

Ondas alfa: con una frecuencia entre 8 y 12 Hz, son comunes en estados de relajación y tranquilidad pero permanecen conscientes.

Entrenamiento alfa para ayudar a las personas que están adormecidas o demasiado agitadas a alcanzar un estado de relajación enfocada.

Compartir

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Otros artículos

El sueño (II) ¿Cómo dormir mejor?

Como hemos visto en la parte anterior, el sueño es fundamental para nuestro día a día, y no solo eso: interfiere directamente en nuestro sistema inmune,

El sueño (I) ¿Por qué dormir?

En esta primera parte del artículo, vamos a ver profundamente cuales son los mecanismos biológicos por los cuales debemos dormir, y ver la profundidad del