Nos morimos de gordos

Actualmente, tenemos un gran problema de salud. Nos estamos muriendo de gordos. El sedentarismo es una de los principales factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial.

Según la OMS (organización Mundial de la Salud) es el 4º factor de riesgo a nivel MUNDIAL, e influye directamente en otros dos, como con la hipertensión y los niveles de azúcar en sangre.

Además, influyen en las enfermedades no transmisibles (ENT) como son enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la diabetes.

El hecho de no movernos, nos está dando más y más papeletas en el macabro juego de la muerte.

Nuestro cuerpo y nuestros genes están programados para el movimiento. Estamos evolutivamente preparados para ello, y no solo eso. Necesitamos movernos para activar ciertos procesos físicos y mentales beneficiosos para nuestra salud que no podemos obviar.

El sendentarismo

Estamos preparados para responder mejora unos alimentos frente a otros.

Uno de los contribuyentes a esta falta de salud y obesidad, es la sobreexposición a productos procesados y ultra procesados, y nuestra distanciación a nuestra nutrición ancestral, es decir, lo que estamos genéticamente para metabolizar.

Los productos procesados alteran nuestra palatabilidad, y nos suponen una adicción. Esto significa que, después de comernos un donut, una pieza de fruta no nos parece igual de dulce, a pesar, de que son lo más dulce que existe en la naturaleza.

Esto, nos provoca una adicción, entre otras cosas, por la hiperpalatabilidad.

Ultraprocesados

Un factor añadido de los productos hiperprocesados, es que, aunque sean altos en calorías, no tienen un balance de macronutrientes y micronutrientes, de forma que para poder alcanzar los requerimientos diarios, nuestro cuerpo necesita mucha más cantidad, y, por ende, tenemos un exceso calórico. A esto, lo llamamos una densidad nutricional POBRE.

Hay infinidad más de problemas de los que podríamos estar hablando, sobre nutrición, y otros tanto sobre la falta de movimiento, sin hablar de los problemas psicológicos que ello conlleva.

Pero, todos estos problemas los podemos reducir o incluso eliminar, escuchando a nuestro cuerpo, y proporcionándole las herramientas que necesita. Porque nuestro organismo ha sobrevivido durante miles y miles de años de perfeccionamiento, no obviemos su capacidad.

Con una nutrición y movimiento, nuestra salud y calidad de vida va a mejorar notablemente.

Ojo. Con esto no estoy diciendo que con una adecuada nutrición y movimiento solucionemos TODOS los problemas físicos. Aunque es el santo grial, hay que atender a las diferencias individuales y las características de cada uno.

Ahora, vamos a luchar contra el enemigo de este artículo.

¿Qué son los productos ultraprocesados?

Podemos clasificar los alimentos, según 3 tipos.

  • No procesados, es decir, no han sido sometidos a ningún proceso industrial. Pueden ser sometidos a procesos de lavado, congelación, fermentación… pero sin añadidos. Esto es lo que se denomina comida real, como una manzana del árbol.
  • Procesados. Estos son alterados por la adición de diversas sustancias como aceite, sal o aditivos, o sometidos a procesos de conservación (ahumado, por ejemplo). Son, entre otros, las conservas.
  • Ultraprocesados. Elaborados con ingredientes industriales, y contienen poco o ningún alimento natural. No son reconocibles como versiones de los alimentos originales. 

Su perfil nutricional es pésimo. Contienen cantidades ingentes de azúcar, el temido aceite de palma, usado por ser económico y tener mucha versatilidad. OJO, esto no significa que el aceite de palma sea el problema per sé, sino el refinamiento que la industria le realiza, que cree esteres glicídicos potencialmente carcinogénicos. Esto se solucionaría con aceite de palma virgen extra, pero no interesa.

 

Fortificación de nutrientes. 

No es extraño ver como un producto está fortificado con X nutriente. Ejemplo, los bollycaos con el 50% del hierro diario. Pero este hierro OBVIAMENTE se puede obtener de otras fuentes de alimentos REALES sin tener que recurrir a ultraprocesados. Porque el hecho de estar fortificados con X nutriente, no deja de lado todos los demás problemas.

Ultraprocesado enriquecido con hierro
Alimentos con fibra

Baja cantidad de fibra.

Esto influye en el efecto saciante. Sabemos que el nivel de proteína y la fibra aumentan el efecto saciante, cosa que brilla por su ausencia. Por tanto, la probabilidad de que comamos en exceso se eleva exponencialmente.

Además, la fibra evita parcialmente la absorción (por eso los alimentos tiene una ratio de fibra), por lo que todas estas calorías serán absorbidas con mayor eficiencia, por lo que “engordan” más.

Por último, estos alimentos ultraprocesados dejan poco lugar a alimentos reales, por lo que el consumo de estos disminuye.

No nos movemos

Según la OMS “Se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente un 25% de los cánceres de mama y colon, el 27% de los casos de diabetes y un 30% de la carga de cardiopatía isquémica

El sedentarismo, unido a una mala alimentación, nos conduce a una baja calidad de vida, mayor probabilidad de contraer enfermedades, y por último, a la muerte.

Y esto es algo que tenemos que entender, el sedentarismo mata.

Si nuestras reservas de energía, a causa de un exceso de calorías, y de no usarlas por falta de movimiento, este exceso de energía se transforma en lo que comúnmente llamamos como grasa. Y la grasa está bien, necesitamos un mínimo para poder vivir y regular el sistema hormonal, pero el problema viene cuando tenemos en exceso.

Un exceso de grasa nos puede acarrear muchos problemas, diabetes, resistencia a la insulina, hiperglucemia, trastornos metabólicos y hormonales, y enfermedades cardiovasculares entre muchos otros.

Podríamos decir que, la predisposición para tener enfermedades tiene 3 factores, alimentación, movimiento y genética.

Menos el factor genético, la alimentación y el movimiento los podemos controlar y mejorar. 

En los próximos artículos profundizaremos sobre el tema de como combatir el sedentarismo, desde el inicio.

Compartir

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Otros artículos

Notas: Mindset – Carol S. Dweck

A continuación, adjunto un compendio de las notas que he tomado de forma literal del libro «Mindset» que personalmente me han parecido más interesantes, además

El sueño (II) ¿Cómo dormir mejor?

Como hemos visto en la parte anterior, el sueño es fundamental para nuestro día a día, y no solo eso: interfiere directamente en nuestro sistema inmune,